Toca resucitar

in #spanish7 months ago (edited)

Esta semana resucitamos y no, no se detuvo abril, pese a aquella bonita canción de Ana Belén que se llamaba así, "Se detuvo abril", y pese al virus que pese y que tanto nos pesa desde hace un año en nuestra vida cotidiana y en el agujero económico y emocional que nos está dejando en el futuro inmediato. Pese a las Heridas que habrá que convertir en cicatrices, en dolor superado, en recuerdo presente para que ya no supure daño sino certeza de haber vivido pese a lo pasado y aunque pese lo que pese. Hoy resucitamos porque ya es abril. Nos estrenamos de Abril de primavera y el campo está que revienta de verde y vida tras el Domingo de Resurrección, como si a la naturaleza nada de lo que nos pasa a quienes la habitamos y, a veces la maltratamos, le importase un pétalo en este comienzo de abril, De Abril del alma, como se llamaba aquel libro del poeta antequerano Muñoz Rojas, donde estaban estos versos...

"Gracias, Señor, por lumbre, por ribera,
por amoroso muro y por semilla,
por la mar que se postra y por la quilla,
por molino y besana, troje y era.

Por sangre, por mirada, por ladera
que la vid ennoblece, y donde brilla
en tus piedras el sol, por faz sencilla,
y flor en zanja y mariposa en vera.

Por darme y por no darme, por tenerme
de tanto sueño el corazón colmado,
y de tanta esperanza de ternura

embebidos los huesos, por haberme
mis techos con tu paz tan bien cargado,
que gimen ya las vigas de ventura"

image.png
Resurrección de Cristo. Bellini

Este Domingo hemos resucitado en Andalucía, por encima de cualquier fe incluso, celebrando que seguimos vivos, no un domingo cualquiera, sino el segundo Domingo de Resurrección que pasamos en plena pandemia. No sé si te has parado a pensarlo, vivas en mi tierra o no, ni sé cuántas vivencias llevas detrás tras un año de resistencia. No sé si has sentido ya el arañazo de la enfermedad en carne propia o suficientemente cercana o si todavía vives todo esto como un sueño, mirándolo todo desde esa extraña duermevela de creer que lo malo sólo le pasa a los demás, sin querer asimilar que los demás, para los demás, somos los demás, entre los que estás, entre los que estoy, estamos todos. Pero tras este domingo de Resurrección en que un año más no han salido las procesiones a la calle en la Semana Santa andaluza, toca compartir de nuevo contigo la esperanza de que el túnel termine y la luz de la mañana, pese a los nublados que están y que vendrán, nos inyecte no sólo la vacuna contra la COVID 19, sino la vacuna de la vida y las ganas de vivirla con la misma fuerza que cuando se resucita…

(c) Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es

Sort:  

Sanchi.gif

Graciassssssssssssssssssssssssssssssss