Segunda ola

in #spanish2 months ago

Como en las películas de catástrofes estamos esperando, meciéndonos sobre la que absurdamente queremos creer como una mar tranquila, a que el suave rumor del oleaje traiga el estruendo de una segunda ola que no queríamos surfear. Pero que esperábamos todos, algunos parapetados tras el velamen de una mascarilla y otros brindando por la ruleta rusa del beber con el mismo vaso. Y mañana será otro día. O No
Y ahora, tan sorprendidos como aquel que exclamaba en el garito clandestino con hipocresía teatral a la llegada de la policía: ¡Señores, aquí se juega!, no terminamos de comprender qué hacemos en medio de la marejada, mirando cómo se acerca a la costa esa ola fantasma que alimenta su gigantesca pared con miles de coronavirus buscando a quienes los transmita. Buscando, sobre todo, a sus asintomáticos para pasar desapercibido, contagiando a cada vez más y dejando mientras tanto los suficientes enfermos ingresados en nuestros hospitales como para saturarlos. Y de entre ellos, dejando algunos muertos que, ojalá esta vez, no se mueran solos.

image.png
Sombra viral

Tan aturdidos estamos que, aunque hayan pasado meses desde la primera ola de la Covid 19, se nos acumulan las dudas en vez de las certezas que cabía esperar tras haber vivido y por tanto aprendido algo ya de los efectos de la pandemia. Se nos acumulan las dudas y, curiosamente, las sorpresas, ya que no cabía pensar que tendríamos que sumar a los iluminados que, desde una presunta defensa de la libertad y con las habituales sospechas de la conspiración de turno, se rebelan ante las medidas higiénico sanitarias para defendernos del contagio, manifestando una irresponsabilidad que sólo muestran los enajenados, los inconscientes y los insolidarios.
La advertencia de Sanidad de que se agotan las partidas del fármaco Rendesivir, por ejemplo, del que se nos dice que es el único legalmente testado como medicamento contra la enfermedad, aunque no sea exactamente así ni su efectividad sea grande, no es más que otra prueba de la mala información y de la falta de previsión ante el insistente rumor del oleaje que advertía, sin lugar a dudas, de que el tiburón seguía ahí.
El desigual enfrentamiento de la realidad desde comunidades autónomas desiguales, con inversiones desiguales en la contratación de rastreadores, en la compra o fabricación de robots para hacer pruebas PCR, en el refuerzo de las plantillas de los sanitarios, en programas adecuados para la concienciación social, hacen que hoy España sea una realidad fraccionada y con síntomas de cansancio en la también desigual pelea de tratar de reflotar su economía con el consumo turístico veraniego, siempre bajo el acecho del virus que, como una sombra oportunista e incansable, lo ha hecho imposible. Y ahí está ya septiembre…

image.png
Vuelta al cole segura

Las dudas sobre cómo será o no será la vuelta al cole se suman en este extraño agosto, cuya esencia vacacional nos ha ensuciado también el Sars Cov 2, a todas las demás.
Al menos, ayer se inauguró el suspendido 23ª Festival de Málaga otorgando su primera Biznaga a los sanitarios que luchan con la COVID 19 que ya es 20. Y también ayer el Sevilla CF se hizo, contra pronóstico, en Colonia, en un partido apasionante contra el inter de Milán, con su sexta copa de la UEFA.

image.png
Juana Acosta en la Gala Inauguración 23 Festival de Málaga. Cine en Español

Yo, como malaguista irredento, tan sólo viví la experiencia de jugar en Europa una vez y no llegamos tan lejos. Por eso no me importa felicitar como andaluz, como ayer hizo el Betis, entre otros clubes e instituciones, al Sevilla por su éxito, y agradecerle al Festival y al fútbol una sonrisa contra tanta sombra viral y económica… GRACIAS

image.png
Victoria del Sevilla FC ante el Inter de Milán

© Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es

Sort:  

Sanchi.gif

Cuídese mucho Don Sancho...