Enjambre sísmico en la política española

in #spanish7 months ago (edited)

Un estudio muestra que los glóbulos blancos de personas ya contagiadas de COVID 19 o que recibieron vacunas de ARN pueden combatir las versiones mutantes del patógeno. Pero a lo peor usted de ese estudio no se ha enterado esta semana, con lo que nos afecta de verdad una noticia así. Quizá usted, al menos si vive en España o está pendiente de lo que sucede en mi país, sólo se ha enterado de lo de la moción de censura del menguado partido Ciudadanos en la pequeña región de Murcia y luego de lo de Ayuso, la presidenta madrileña, y su convocatoria adelantada de elecciones; y después se ha enterado de lo de los tránsfugas murcianos que se desemocionaron de la moción inicial de su partido, Ciudadanos, o se ha enterado también del abandono de la Vicepresidencia del gobierno del líder de la también menguante formación de la izquierda PODEMOS, Pablo Iglesias, para medirse en las adelantadas elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo con Ayuso, un sorprendente doble o nada por parte del líder morado (más dado al trapecio que a la gestión del circo) y, en suma, que usted de lo que se ha enterado es del enjambre sísmico que semejante terremotillo ha generado en la clase política, últimamente no sobrada de clase.
Todo este lamentable espectáculo se produce cuando se cumple un año de la declaración del estado de alarma sanitaria en España.

image.png
Iglesias / Ayuso

En la parte real cada vez más irreal de nuestro MATRIX cotidiano, en la que pasan las cosas que de verdad nos afectan a todos de verdad, a personas mayores como una maestra jubilada llamada Rosario Palma, una andaluza alegre de 91 años que anda algo apagada por su situación actual, siguen sin aclararles por qué no las vacunan. La falta de coordinación entre la aseguradora de funcionarios públicos MUFACE y los respectivos sistemas de salud de las distintas comunidades autónomas en España, presuntamente, tiene a demasiados ancianos como ella en el limbo administrativo. Pero Rosario, pese a su avanzada edad, no se calla, aunque no consiga que se la escuche como deberíamos escucharla, porque este país sigue pendiente de los temblores políticos que dominan la inercia mediática.
Este país ni siquiera está en los efectos secundarios de la noticiosa vacuna Astrazeneca (noticiosa por las treintena de personas que han sufrido trombosis de entre las más de cinco millones que ya la han recibido, además de por la suspensión temporal de su administración en diversos países pese a que, según la agencia europea del medicamento, esos casos no invalidan la vacuna en absoluto y están por debajo del porcentaje habitual de trombosis en la población general) La mayoría de quienes han sido inoculados ya con la primera de las dos dosis necesarias para la inmunización -según mi pobre estadística personal en mi entorno- sí se han tirado un día o dos hechos polvo en casa con síntomas similares a los de la gripe, aunque sin más consecuencias que ésa.

image.png
Vacuna Astrazeneca y reacciones autoinmunes normales

El adelanto electoral en Madrid enfollonará la distribución de ayudas pendientes a autónomos y pequeños empresarios y familias descolgadas por la crisis sanitaria, que es para lo que sirven los gobiernos. Incluso los jueces han tenido que bregarse para dictaminar si tenía prevalencia legal la convocatoria de elecciones de Ayuso - como así ha sido- o la tenían las posteriores mociones de censura que le presentaron los resucitados Ángel Gabilondo (PSOE) y Errejón (Más Madrid) para frenar las posibles elecciones y gobernar ellos sin pasar por las urnas. El simpático y aparentemente sensato popular Martínez Almeyda, alcalde de Madrid, y su atractiva cogobernante y sin embargo amiga pese a ser de Ciudadanos, Begoña Villacís, por encima del terremoto escenifican que seguirán de la mano, pero los temblores les menean sus despachos en el antiguo edificio de Correos, cerca de Cibeles, donde ahora reside el ayuntamiento de Madrid, porque sus jefes, Pablo Casado e Inés Arrimadas, respectivamente, coinciden en público y ni se miran.
Y aquí, en Andalucía, desde donde yo escribo, el popular presidente andaluz Juanma Moreno y el coaligado ciudadano Vicepresidente andaluz Juan Marín hacen piña para frenar el terremoto también frente a los mismos jefes -jefes entre comillas porque Moreno y Marín son versos algo sueltos de sus partidos de Madrid-, aunque la también discutida en sus propias filas socialistas, la expresidenta andaluza Susana Díaz, sabedora que ante esa piña no le dan las cifras para ganarla ha declarado que ella no está en plantear moción de censura alguna en Andalucía.
Sin embargo, el otro concordado, ahora tercero en discordia, el ascendente extremo a la derecha de los partidos representados, VOX, parece ver en esa piña que forman Moreno y Marín en Andalucía una granada de mano que podría hacer estallar la foto.
Ya veremos en qué acaba el terremoto...

(c) Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es

Sort:  

6VvuHGsoU2QBt9MXeXNdDuyd4Bmd63j7zJymDTWgdcJjnzadHMR35jupSLKfsxWsDpv7tyKd4sRJpNAJLQKYfDE48odTPmu227aT6PpKVy9HCmTh8gH8CV2MRvxAtm.gif

GRACIASSSSSSSSSSSS