El Padre Tejera y su malagueño Japón

in #spanish16 days ago

Cuenta José M.ª Davó, diplomático y antiguo alumno del malagueño colegio de San Estanislao (el centro en el que estudiaron junto a niños de humildes familias marineras personalidades como el excelso filósofo Ortega y Gasset), que cuando era un joven jesuita el cura José Pablo Tejera quería ir a Japón, emulando a su admirado San Francisco Javier, y emprender una vida de aventuras en aquella Asia que le costó al santo la muerte en China y que él ilustraba a sus alumnos con diapositivas en clase. Pero su Japón estuvo siempre en El Palo, la barriada de pescadores en Málaga desde la que subía al aledaño monte de San Antón, incluso ya siendo octogenario, como un old scout más.

image.png
Un anciano Tejera en la cima del monte de San Antón

El padre Tejera, sevillano y malagueño al mismo tiempo, dedicó su vida a la enseñanza y, como religioso, también a inculcar los valores cristianos en quienes querían recibirlos. Hizo suyo el versículo de Jesús de Nazareth Dejad que los niños se acerquen a mí en generaciones de alumnos del colegio que a día de hoy le lloran y siguen hablando maravillas de sus recuerdos. La naturaleza, el movimiento de los boys scouts a la andaluza en el que repescó a tantos chaveas del barrio, la docencia y la vocación de servicio fueron la base de su misión en la tierra. Una misión fructífera y larga, ya que esta semana ha fallecido ya nonagenario.

image.png
Padre Tejera. Mosaico en Málaga

En el recuerdo de muchos permanecerá una imagen suya con dos o tres mochilas, la suya y la de algún niño cansado al que le costaba llevarla durante la subida al monte e iba cogido de su mano. “Una perfecta metáfora de su personalidad”, como concluye su emocionado obituario el ilustre antiguo alumno: “En el eterno campamento ya han preparado una hoguera algunos amigos que nos dejaron antes de tiempo y allí esperan que llegue el padre Tejera con su inseparable armónica”…

image.png
Tejera con su mochila a la espalda

El periodista y escritor Alfonso Vázquez contaba así sus últimos días: "Afable y cercano, no perdió nunca el sentido del humor pese a haber perdido ya la vista. Mantenía el espíritu alegre que siempre le caracterizó".
Descanse en paz el padre Tejera y le recuerden siempre sus alumnos y su malagueño barrio de pescadores...

(c) Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es

Sort:  

Sanchi.gif

Muchas Gracias