Chotis a patadas

in #spanish13 days ago

Y abajo, aquí abajo, Madrid, la novena capital de Andalucía para todos los andaluces que viven y hemos vivido allí, se nos atraganta como un madroño en la garganta que no se lo traga un oso. Durante toda la semana las redes y las cabeceras de prensa han activado la alarma con el último capítulo del chotis que bailan no agarrados la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, por poderes de sus respectivos sanedrines sanitarios, el consejero Ruiz Escudero y el ministro Illa Roca.

image.png
Sánchez y Ayuso. Ocasión perdida

En realidad, el uno y la otra pretendían lo mismo, pero sin parecer que lo decidían ellos: que el millón y medio de madrileños que ya habían comprado los billetes de los trenes AVE a las costas de Levante y Andalucía se quedasen en sus casas el puente del Pilar o de la Hispanidad. Por qué. Por sentido de la responsabilidad y sentido común cuando te tocan a las coronacartas, de cuatro, tres ases de la baraja. Pero marearon tanto la perdiz y la marearon tan mal, pese a haber engalanado la pista de baile con tantas banderas, que, ni cuando el Gobierno Central terminó el baile pisándole el zapato de cristal a la cenicienta Ayuso, dejó de sonar el organillo, coleo musical que el TSJM tarareó con su no se ajusta a Derecho el pese a todo necesario catenaccio ministerial de la villa y corte. Y se armó la de Dios y un sindiós terminó siendo la que ayer se armó.

image.png
Irreconciliables

Abajo, aquí abajo, el TSJA avalaba limitar la movilidad ciudadana para garantizar la salud pública como, además de técnicamente ajustado a Derecho, parece de lógica. El aval jurídico del máximo tribunal andaluz respaldaba a la Junta en el mantenimiento de los cierres perimetrales de Linares, en la provincia de Jaén, de Almodóvar del río, en Córdoba, y de Casariche, en Sevilla. Sin embargo, el precedente madrileño hace sospechar que si el cierre temporal afectase, por ejemplo, a Granada, una capital que supera los 100.000 vecinos, la decisión legal requeriría de un estado de alarma que sólo puede decretar el gobierno central. Por eso y por muchas cosas más, entenderse y hacerlo por encima de intereses partidistas que pertenecen a un planeta ajeno a la comunidad vecinal, por encima de intereses alejados de la salud de la ciudadanía, es absolutamente necesario, exigible, urgente y YA.

image.png
Juanma Moreno y Susana Díaz. Andalucía

Ojalá el presidente andaluz, Juanma Moreno, mantenga la aparente prudencia y moderación que parecen caracterizar su perfil como gobernante y no se deje arrastrar por este dos de mayo en octubre en que anda enzarzado su partido, el PP, en el kilómetro cero de las españas. Y ojalá que la socialista Susana Díaz no olvide su todavía recientemente pasada condición de presidenta andaluza y resista la tentación partidista de sumarse al jaleo fácil para aumentar puntos orgánicos en su difícil equilibrio interno. Porque los extremismos sobran cuando la cuerda está tan tensa. Porque la política partidista empieza a asfixiar a los ciudadanos menos hinchas de unos u otros. Y porque aquí abajo, en el Sur, no se baila el chotis, aunque a todas horas suene por los altavoces aquel Madrí, Madrí, Madrí, con chulería de chulapa y figurín…

© Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es

Sort:  

08-55-13-6dXBtKf9-Sanchi.gif