Aguas mayores

in #spanish2 months ago

Cómo cambia todo de color. Lo que era bello hoy puede ser incluso feo. Lo bonito que era besarnos y abrazarnos cuando nos veíamos por la calle. Ya no, ni es bonito ni mucho menos recomendable. Empezamos a ser otros, un mundo que muere y uno que nace como ha dicho vociferante el ministro Castels en España, más como pensador que como ministro. Y todo por culpa de un bichito minúsculo que no llega a ser ni un bicho siquiera, sólo un breve filamento de ARN, algo casi inexistente que necesita unirse a nuestras células para ser alguien en el universo microscópico. Cómo cambia todo de color…

image.png
Vivir cambiados

Las despedidas que de nuevo no podemos dar a quienes se nos van por culpa de la pandemia nos están cambiando. Mirar a nuestros hijos, tan pequeños algunos, entrar al colegio con las mascarillas puestas, nos está cambiando. Hacer colas de metro y medio para entrar a la tienda, comprobar que nuestro ocio ya no es como era ni nuestro negocio funciona como antes funcionaban los negocios o ver a nuestra hija en el paro porque ha cerrado el hotel donde trabajaba desde hace años, entre otras muchas cosas, nos está cambiando. Y, sin embargo, hay cosas que son un clásico indestructible, inderrumbable (aunque el palabro no exista) incorregible, imbatible, irreformable, y es la tentación de algunos de nuestros representantes públicos de politizar partidistamente las instituciones que ocupan y que son instituciones de todos (algo a lo que estábamos mejor o peor acostumbrados ya antes de la llegada del coronavirus y sus nefastas consecuencias, para mal de nuestra calidad democrática). Pero que eso no cambie cuando todo cambia, que eso siga siendo así ahora, que siga sin haber tregua entre las partes parapetadas con gusto en sus respectivas trincheras, incluso en tiempo donde la necesidad de unión de todos contra la pandemia es ineludible y urgente, que eso no cambie son, no palabras mayores, sino aguas mayores.

image.png
Manuel Castels, sociólogo y ministro de universidades

-Os dejo aquí uno de los enlaces de prensa donde se puede ver el vídeo del momento en que Castels anunció que este mundo se acaba:
https://www.antena3.com/noticias/espana/la-advertencia-de-manuel-castells-ministro-de-universidades-este-mundo-se-acaba_202009245f6d101fa7920f0001478910.html

Mientras la verdad está ahí fuera, más ahí fuera que nunca, las aguas subterráneas de la política en España (y en medio mundo) con sus empapados navegantes con cara de buzo y traje de chaqueta y corbata o coleta y camiseta de diseño, no dejan de medrar con el virus de por medio entre comunidades y gobiernos de distinto signo (como ocurrió esta pasada semana con las esperpénticas ruedas de prensa simultáneas sobre las medidas anti covid en Madrid del consejero y el ministro) Y no dejan de medrar con las instituciones desde dentro de los propios partidos entre sanchistas y susanistas y casadistas y sorayistas y ayusistas y almeydistas y riveristas y arrimadistas y pablistas y errejonistas y monteristas y calvistas y venga istas y más istas y en medio de todos y todas los únicos verdaderos istas que fueron, son y me temo que serán, pese al mundo nuevo por llegar que dicen los castells istas, son los poderistas. Y qué son los poderistas, pues los que no dejan de medrar para “istar” en el poder, que es donde hay que “istar”. Problema, por tanto, a la v-ista.

image.png
Desinfección

Me gusta leer en las redes sociales a personas de un mismo gremio para comprender a través de sus inquietudes y a veces debates cuáles son o no son en realidad sus verdaderos problemas y cómo los afrontan o, al contrario, cómo los evaden por elevación para terminar, finalmente, por no hacer nada. En cada gremio hay personas mejores y menos mejores, como es lógico. Los corporativismos, como los partidismos, siempre generalizan las bondades de la tribu como si no estuviera formada por personas, cada una, pese a la pertenencia tribal, hija de su padre y su madre y, por tanto, distinta a las demás. En uno de estos foros, uno de médicos, ayer me empezó a preocupar cuál es la perspectiva que los sanitarios que están en la brecha tienen de esta ya llamada segunda ola del sars cov 2. Un mensaje casi suelto de una médico, en Twitter, a manera de recomendación y proclama, me dio la clave. Decía así.

  • Visto lo visto (en la medida de lo posible) limitad las reuniones familiares, los espacios cerrados y continuad con las mascarillas y la higiene de manos. Yo también me incluyo: viajo en trasporte público y he trabajado sin protecciones adecuadas. En el resto, estamos solos…

Y así estamos, nadando como podemos entre la realidad y el puro teatro de algunos políticos, aprendiendo a vivir entre dos aguas… fecales.

© Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es

Sort:  

Sanchi.gif

Graciassssssssssssssssssss