El cristo de la Habana

in #spanishlast month

IMG20200808WA0115.jpg

IMG20200808WA0116.jpg

IMG20200808WA0117.jpg

IMG20200808WA0118.jpg

Fotos originales del canal

Hola estimados lectores, hoy con uno de esos temas apasionantes sobre Cuba que tanto gustan. Que dan a conocer un poco más sobre esta bella isla del Caribe, sus costumbres y cultura. En esta ocasión abordaremos la historia de uno de los monumentos religiosos más significativos de la capital. El Cristo de La Habana.

El Cristo de La Habana es por mucho una pieza crucial en el patrimonio religioso de los cubanos. Una escultura que tiene como objetivo trasmitir la imagen de El Sagrado Corazón de Jesús.
¿Pero quién fue el encargado de esculpirla y que historia alberga?
Tal monumento estaría bajo la mirada de la famosa escultora cubana Jilma Madera. La cual empleo para su elaboración, mármol de Carrara. La estatua presenta unos 20 metros de altura, descansando sobre una base de 3 metros. Presenta una aproximación total de unas 320 toneladas de peso. Estando compuesta por 67 piezas provenientes de Italia. Donde precisamente en la capital italiana Roma, fue esculpido. Ganándose la bendición del Papa Pío XII. Otro detalle sobresaliente es que se encuentra a 51 metros sobre el nivel del mar. Dando pie a que los capitalinos puedan ver la escultura desde muchos puntos de la ciudad. Adentrándonos en detalles de la figura del Cristo, este se encuentra de pie con una mano erguida, bendiciendo, y la otra en el pecho observando hacia la ciudad. Otro detalle peculiar son sus ojos vacíos para que diera la impresión de mirar a todos desde cualquier lugar que fuese observado.
Curiosidades
Su creadora Jilma Madera enterró diversos objetos de la época en la base del monumento. El Cristo ha sufrido el impacto de tres rayos a lo largo de su historia en los años 1961, 1962 y 1986. Tras 1959 y el mal manejo público de sus encargados, fue casi cubierta con árboles y no era visitable, por estar dentro de una zona militar impuesta por el régimen. No sería hasta el inicio del periodo especial que revocarían esta decisión. Dándose el caso en la Semana Santa de 1996, donde se realizó un viacrucis y un acto de desagravio por unos jóvenes católicos habaneros.
Como dijera el apóstol nacional de Cuba José Martí, “honrar, honra” y es un honor y honra daros a ustedes un pedazo de nuestra historia cubana. Muchas gracias.