¿Es natural la desigualdad?

in Cervantes3 days ago

¿La desigualdad es natural o es algo creado por el hombre? Es una pregunta que me viene mucho a la cabeza, sobre todo por los tiempos que vivimos donde la "justicia social" y la "igualdad" son la "lucha" de moda de muchos en los países del primer mundo.


Crédito de la Imagen

En primer lugar debo decir que para mí la desigualdad es algo completamente natural. Y siempre empiezo con el ejemplo más claro, ni siquiera los gemelos más parecidos son exactamente iguales, siempre tienen algún detalle que los diferencia.

Imagino que muchos ya están pensando que la mayoría de los llamados "luchadores por la igualdad social" no se refieren a la igualdad física. Lo sé, pero es que incluso el hecho de que no nos parezcamos físicamente ya hace imposible esa "igualdad social" tan soñada.

Quiero referirme, en parte, para corroborar mi pensamiento sobre cómo la desigualdad es algo natural y no algo que se pueda erradicar a un fragmento de los escritos recogidos en "Un alegato por la libertad: Un argumento contra el socialismo y la legislación socialista", una colección de ensayos publicada en 1891 en respuesta a los ensayos que la Sociedad Fabiana había publicado en 1889 defendiendo el socialismo de Estado, algo que todavía promulgan hoy.

Such problems and such inequalities exist in material nature, and the difficulties they present are universally acknowledged. The day, in the tropics, is of about equal length with the night. So it is at the poles, with the difference that the tropical day and night are about twelve hours each, while at the poles each lasts somewhere about half the year. In the sub-tropical and temperate zones, the days in summer and in winter differ strikingly in length. In the latitude of London, the longest day is about a quarter of an hour shorter, and the shortest day about a quarter of an hour longer, than in the latitude of Edinburgh. Such is the inequality in a merely astronomical and geographical statement of fact; and when it comes to be applied to human affairs, its practical effect is more startling still. It means that a working day, if it were not for artificial light, may be twice as long in summer as in winter, and may vary in length for the difference in latitude between Southampton and Carlisle, and between Carlisle and Inverness. This difference in the length of the day does make a real difference in all the conditions of life, and most of all in the lives of what are usually called the working classes; but the difference is obscured by custom, and by the feeling that it cannot be helped. It is felt to be useless to agitate against ‘the stars in their courses.’ So again, in India and in many parts of the tropics the principal danger to agriculture is drought; in the British Islands the danger is excessive rainfall. If rain and sunshine could be distributed in exact proportion to the wants of each region, a far greater degree of prosperity would result. As it is, in the one class of countries it is necessary to have recourse to irrigation, and in the other to drainage, to correct, so far as is practicable, the inequalities of climate.

Tales problemas y tales desigualdades existen en la naturaleza material, y las dificultades que presentan son universalmente reconocidas. El día, en los trópicos, tiene aproximadamente la misma duración que la noche. Lo mismo ocurre en los polos, con la diferencia de que el día y la noche tropicales duran unas doce horas cada uno, mientras que en los polos cada uno dura aproximadamente la mitad del año. En las zonas subtropicales y templadas, los días en verano y en invierno difieren notablemente en duración. En la latitud de Londres, el día más largo es aproximadamente un cuarto de hora más corto, y el más corto, un cuarto de hora más largo, que en la latitud de Edimburgo. Tal es la desigualdad en una afirmación meramente astronómica y geográfica; y cuando se aplica a los asuntos humanos, su efecto práctico es aún más sorprendente. Significa que un día de trabajo, si no fuera por la luz artificial, puede ser dos veces más largo en verano que en invierno, y puede variar en longitud por la diferencia de latitud entre Southampton y Carlisle, y entre Carlisle e Inverness. Esta diferencia en la duración del día supone una diferencia real en todas las condiciones de la vida, y sobre todo en la vida de lo que se suele llamar las clases trabajadoras; pero la diferencia está oscurecida por la costumbre, y por la sensación de que no se puede evitar. Se considera inútil protestar contra "los astros en su curso". Así también, en la India y en muchas partes de los trópicos el principal peligro para la agricultura es la sequía; en las Islas Británicas el peligro es el exceso de lluvia. Si la lluvia y el sol pudieran distribuirse en proporción exacta a las necesidades de cada región, se obtendría un grado mucho mayor de prosperidad. Tal como están las cosas, en una clase de países es necesario recurrir a la irrigación, y en la otra al drenaje, para corregir, en la medida de lo posible, las desigualdades del clima.

Edward Stanley Robertson

Se puede decir más alto, pero no más claro. Como dice Edward Stanley, la naturaleza per se no afecta por igual a todos. Dependiendo de dónde estemos, nos afecta de una manera u otra.


Crédito de la Imagen

Y esto me lleva al punto de que donde estamos geográficamente cada uno es un hecho basado en la suerte ya que depende de donde uno nació la mayoría de las veces. Y donde uno nació tiene más que ver con la suerte que con la igualdad. Lo único igual es que todos hemos nacido en el planeta Tierra y ya está.

Recuerdo que en Cuba, cuando era pequeño, veía a turistas que podían hacer todo lo que ni yo ni mi familia podíamos hacer. Y siempre me pregunté dónde estaba esa igualdad tan promulgada por el gobierno comunista de Fidel. La única igualdad que veía era en la miseria en la que vivíamos la mayoría de los cubanos. Digo la mayoría porque Fidel y sus aliados en el gobierno nunca fueron iguales al resto. Desde pequeño experimenté el sinsentido del discurso igualitario, y bueno, de mayor fue una de las razones que me hizo salir de Cuba hacia Alemania donde vivo ahora.

Decidí cambiar mi posición geográfica y lo conseguí, pero por ello me convertí automáticamente en un "privilegiado" (las comillas son porque no quería salir de mi país pero, o lo hacía o desgraciadamente no tenía futuro, no exactamente una posición muy "privilegiada"). No creo que haya muchos en el mundo que puedan decir lo mismo. Y cuando hablo de cambiar la posición geográfica no hablo de vacaciones (las vacaciones son algo que muchos en el mundo también desconocen, pregunten en África, Sudamérica y muchos países de Asia). Y bueno, gracias a mi trabajo como editor de cine, después de salir de Cuba pude viajar a diferentes lugares del mundo y fortalecer aún más esa sensación de lo diferente que puede ser todo por el simple hecho de vivir en otro lugar. Y ya no hablo de la naturaleza, sino de los seres humanos. El valor que se le da a las cosas difiere mucho, incluso el valor a la vida humana.

Y esto me lleva a otro párrafo de Edward Stanley Robertson en el que habla de los socialistas de aquella época, aunque se puede transpolar perfectamente a los actuales "luchadores por la justicia social".

They write and speak as if they thought that it only needed a conscious effort of the will on the part of any given human community to change all, or nearly all, the conditions in which it has hitherto subsisted. They seem to think that they can defeat nature by a front attack.

Escriben y hablan como si pensaran que sólo es necesario un esfuerzo consciente de la voluntad por parte de cualquier comunidad humana para cambiar todas, o casi todas, las condiciones en las que ha subsistido hasta ahora. Parecen pensar que pueden vencer a la naturaleza con un ataque frontal.

A lo largo de la historia hay innumerables ejemplos de lo que ocurre cada vez que el ser humano ha intentado enfrentarse a la naturaleza de alguna manera. Volcanes, huracanes, terremotos, sequías y mucho más nos recuerdan todo el tiempo lo débiles que somos frente a nuestra madre original.

Puedes querer algo pero el quererlo no lo convierte en algo superior e incluso, muchas veces, no lo convierte en una realidad. Y no hablo de las realidades subjetivas de estos tiempos donde la gente por pensar que es una cosa automáticamente (cree que) lo es. En concreto, esto es algo que sólo perjudica a la persona que lo hace, sobre todo a su interior, el mismo que supuestamente intenta liberar con sus acciones. Ignorando por completo que aceptar lo que uno es por sí mismo es el primer paso para llegar a ser lo que uno quiere. Esto no significa que siempre se pueda conseguir lo que se quiere, por supuesto, porque "querer no significa poder".

Por lo demás, creo que la única igualdad que se podría conseguir sería en las oportunidades que nos puede ofrecer la sociedad. Fíjate que no digo las oportunidades que nos puede ofrecer la vida porque éstas difieren totalmente de una persona a otra (dependiendo del lugar en el que uno haya nacido, la raza, la familia que le rodea, etc.) Y aun así, no hay ninguna sociedad en el mundo en la que haya igualdad de oportunidades para todos. Al final volvemos de nuevo a la desigualdad.

Creo que me he desviado un poco pero me parece que la idea en general está presente en mi post. Esa igualdad que tanto desean algunos y por la que "luchan" no ha existido, no existe y no existirá simplemente porque es antinatural.

Mi idea con esto es crear un debate sobre el tema así que... ¿qué opinas?