La isla necesita más abrazos y menos odio

in hive-133872 •  12 days ago 

El pasado 30 de abril, en horas de la madrugada, un cubano abrió fuego contra la Embajada de Cuba en Estados Unidos. No se reportaron víctimas fatales ni heridos, aunque sí, daños materiales para el edificio causados por los impactos de los disparos.

Fuente

El martes 12 de mayo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ofreció una conferencia de prensa virtual sobre el ataque, que considera un acto terrorista.

Mientras que las autoridades norteamericanas consideran al atacante como un perturbado mental que actuó a solas y por motivaciones derivadas de trastornos de la personalidad, el canciller cubano, a nombre de la jerarquía militar, entiende que el acto no es tan casual ni tan propio de un lobo solitario y lo vincula con la actividad de grupos y fuerzas anticastristas en los Estados Unidos.

Luego, el canciller cubano Bruno Rodríguez, va más allá al afirmar que “el Gobierno de Estados Unidos no realizó la investigación pertinente para detener este ataque antes de que ocurriera.” Pues según Rodríguez, el asaltante Alexander Alazo, mantenía relaciones con Leandro Pérez, un ciudadano cubano residente en la nación del norte que constantemente utiliza las redes para promover ayuda al terrorismo contra Cuba, hasta el punto de hacer llamados a atacar con drones la ciudad de La Habana.

Es obvio que hay odio en un hombre que con un arma de asalto abre fuego contra una sede diplomática. También hay resentimiento y desdén en un gobierno, como el cubano, que trata a sus nacionales como siervos o esclavos, los fuerza a emigrar y en el exterior los persigue y chantajea para que lo apoyen o al menos se abstengan de criticarlo.

Hay rencor, mucho, entre los emigrados que apoyan y alientan a sanciones económicas contra Cuba, una nación de la que los Estados Unidos jamás esperan un cambio de gobierno y por tanto quienes realmente sufren las carencias es el pueblo.

Tal vez las motivaciones reales de Alazo para llevar a cabo un acto tan desesperado no las entienda quien no es cubano. Pero el lenguaje de odio, la incitación diaria al extremismo, esté donde se esté, solo trae como resultado acciones violentas, de esas que nunca han parido un buen abrazo.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!