Una vez más, la máscara humanista del gobierno cubano

in #bloque645 months ago

Los Estados modernos, todos, tanto los de facto como los erigidos sobre acuerdos sociales y la separación de poderes, necesitan máscaras. El gobierno cubano ya hace mucho tiempo que escogió la suya: una supuesta salud pública eficiente, una medicina avanzada al alcance de todos.

Fuente

Y las cosas se vuelven interesantes cuando el antifaz gubernamental se transforma en industria sostenida con el trabajo esclavo.

Sin duda, el médico cubano que salvó la vida de un niño en una aldea en Paquistán hizo una labor humanitaria, piadosa, sumamente loable. Pero la verdad no puede ocultarse. Y es que ese profesional cubano de la salud es un esclavo moderno sometido a condiciones de escasez en su propio país.

Y esto lo hace el gobierno cubano violando convenios con la OIT (Organización Internacional del Trabajo), pues además de recibir una paga inferior al 5 % de lo que reciben las autoridades cubanas, a este trabajador profesional, se le niega el derecho a organizarse, a reunirse y a negociar colectivamente.

Hasta estos momentos, Cuba ha enviado brigadas médicas a más de 20 países alrededor del orbe para hacer frente a la emergencia sanitaria creada por la expansión de la COVID-19. Mientras tanto, dentro de la isla, las autoridades juegan a los números y a la posibilidad de confundir con estos.

Hasta el día de hoy solo se han reportados 812 personas contagiadas con el nuevo coronavirus. Pero cálculos, no confirmados y asegurados por profesionales de la salud que no han querido identificarse, hacen pensar que esta cifra supera las 400 personas infectadas.

Preferimos pensar que el grupo de militares que gobierna la isla ha hecho sus cálculos, y a pesar de su predilección por las máscaras, el país cuenta con los médicos y enfermeras necesarios para atender esta tragedia.