MICROECONOMÍA, MICROPODERES, CAPITAL HUMANO Y LIBERALISMO

in #bloque642 years ago

La deconstrucción. Norma de nuestro día a día. ABC con el que se editan los manuales de desalfabetización con los que educan las escuelas. La posmodernidad como época sin épica; esa sopa de sulfatos que asesina silenciosa; un telar de venenos donde cada hilo se engancha con el siguiente, haciendo que la frágil estructura aguante el peso de mil rinocerontes.

En la posmodernidad actual, todo es micro; micropoderes que luchan unos contra otros; microviolencias con las que teorizan mil y un llorones; micromachismos,microracismos…y micropenes de quienes defienden estas catástrofes intelectuales.Finalmente,tras un largo río de tortura mental y aberración lógica, desembocamos en las aguas del embalse que riega nuestra época.

La microeconomía.

Coge los gráficos. Los estudios económicos. El PIB de las naciones. Su paro y sus datos de producción. Todo lo que puedas imaginar. Mételo en una batidora, mézclalo bien y saldrá una equivocación indiferenciada. La economía clásica adolece de fallos, y por eso, vinieron los praxeólogos a salvarnos de la estadística y entregarnos a las acciones.

¿Qué propone la microeconomía? Estudiar las acciones humanas. Juntar en un mismo pudín junto la psicología y la economía. Llevar la deconstrucción a las finanzas, convirtiendo al humano medio en un zombi que solo se mueve por intereses económicos. El homo economicus le llaman, un ser calculador en términos monetarios, que mide hasta el momento en que evacua orina conforme a criterios de rentabilidad.

Para los microeconomistas, todos los actos son económicos; para las nuevas feministas, hasta el agua de un estanque está impregnada por el patriarcado. Siguiendo sus pasos, cada nueva teoría que gana fuerza, lo hace bebiendo de las corrosivas gotas de la deconstrucción.

El liberalismo tóxico. Compost en donde todo se descompone.

Cuando una vida es un acto económico, el cuerpo se convierte en una factoría de producción. Una maquinaria amortizable, en cómodos plazos y adaptable a la regulación fiscal. Atrás quedan la materia y el espirítu, pues hoy, el nuevo ciborg antropomorfo, se dedica con exclusividad a su tarea económica, dejando apartadas en un rincón sus demás vivencias. El capital espera un retorno, y cuando se invierte en capital humano, este debe responder si quiere seguir en funcionamiento.

Así pues, vemos como la deconstrucción sirve a la microeconomía. Y a teorías explotadoras y esclavizantes como la Teoría del Capital Humano. Mejor dicho, deconstrucción es microeconomía, y por ello esclavización. ¿Y qué son el resto de micropoderes? Las demás patas de la mesa; simulacros de protesta para apuntalar el edificio; la plañidera que simula tristeza en el entierro; una botellita de oxígeno que te permite seguir ahogado.

Vemos como el mundo líquido se convierte en gaseoso.

Las sociedades se van rompiendo, lanzando el grito de sálvese quien pueda mientras nadie puede. Lo bueno es que el sol va calentando y los ríos se secan. No habrá donde asir una esperanza, porque todas yacerán quemadas en el infierno de la destrucción.Así, de tranquis.Entre porros y sonrisas.

¿Quién quiere preocuparse cuando puede ser uno mismo? Al fin y al cabo, eres consciente de las opresiones que mantienen vivo al poder. La ideología de los fashion victim.

Sort:  

Una sugerencia: debes incluir la fuente de la imagen en tus escritos, de otra forma los curadores evitarán valorar tus contribuciones. Para hacerlo puedes leer el siguiente material.Saludos, buen escrito.

Gracias.Para próximas publicaciones lo tendré en cuenta.Un saludo.